Senderos de las Alpujarras Riojanas

Esta ruta inicia su salida, desde la aldea de Santa Cecilia, a la cual accedemos por la pista asfaltada, que sube a las antenas de Ventas Blancas, el cruce en la carretera, pone Santa Cecilia y Bucesta.

La ruta se inicia en descenso, dirección a la pista principal de Cenzano, y justamente al cruzar el arroyo Bahún, nos internamos en la senda, atravesando una portilla, y el pequeño arroyo que hoy llevaba mucha agua.

El inicio de la senda, a pesar de ser ancho, está complicado por la humedad y el continuo tránsito de ganado, que nos deja el típico chapapote, sólo son unos pocos metros, hasta que pasamos la siguiente portilla, y ya tenemos mejor terreno, aunque en subida y con algún tramo complicado que nos hace exprimirnos al máximo, se va cerrando con un poco más de vegetación, pero es bastante ciclable, al llegar a unos pinos de repoblación la senda tira para abajo, hasta que llega a una explanada, donde muere un camino que en ascenso nos sube a la pista principal.

Ya en esta, simplemente la atravesamos, para seguir ascendiendo por lo que era el antiguo camino de Lagunilla, hoy más sendero que otra cosa, en ascenso constante pero llevadero, y entretenido al ir sorteados cavados de roca, finalmente nos devuelve a la pista principal, por la que transitamos unos kilómetros.

La volvemos a dejar, una vez pasado el cruce de soto, ahora señalizado como ‘Los Agriones’, para bajar por unas roderas que dejamos por la pradera, directamente al fondo del barranco, buscamos el pequeño y artesanal puente, que poco nos vale para cruzar el arroyo. Ahora ya iniciamos el ascenso nuevamente a la pista, por el corto sendero, duro en ascenso, internado en el bosque de Robles.

Ya en la pista, seguimos directamente a Bucesta por ella, una buena y larga bajada.

En Bucesta, buscamos el antiguo camino que la unía con el Collado, el principio está un poco sucio de zarzas, y difícil de ver, pero enseguida se ve la perfecta y antigua trazada, que nos lleva al fondo del barranco de Santa Engracia, este sendero tiene muchos tramos disfrutones, siendo el final la parte más técnica, más por el desnivel y la piedra suelta que otra cosa. El sendero sigue ahora cuesta arriba, con mejor terreno y algo más ancho, pero bastante exigente, y más hoy que tenemos algo de hielo, pero nada que con esfuerzo no se pueda sortear.

Llegamos al Collado y a bajar el siguiente barranco, el de San Martín para enlazar con su correspondiente senda, lo haremos por donde lo hacía los romeros hacía la ermita del Santo Cristo, siendo el sendero en su inicio, fácil y muy disfruton, con algún paso complicado, pero es más llaneo que otra cosa, el paso por las ruinas de la ermita es el más complicado (nosotros a pie), el sendero sigue y parece que acaba en una explanada, pero sigue un poquito más abajo, y cuando nos damos cuenta, han anchado el sendero con alguna pala, este tramo de bajada al barranco y alguna parte también del propio sendero de San Martín, menos mal que son sólo unos tramos.

Unas fotillos en la cascada, y seguimos por el sendero, que va llaneando con alguna subida y bajada, con algunos pasos interesantes, y justo antes de llegar a San Martín iniciamos otro ascenso por sendero, hacía los corrales de San Martín, es muy llevadero, ya en los corrales se convierten en rodadas de todo terreno, y es donde aumenta el desnivel pero poco a poco vamos subiendo hasta la pista que nos lleva al Collado.

Ya en la pista, buscamos la bajada de Las Ruedas, que se ve perfectamente cuando bajas por la pista principal de Bucesta, la bajada es ancha, un poco estropeada por el ganado y la humedad, y muy dura, nos deja en el fondo el barranco y de nuevo atravesamos las mismas aguas que ya hicimos arroyo arriba para llegar al Collado. Este paso esta chungo y la vegetación del otro lado no ayuda, un par de metros y encontramos acceso al sendero.

De nuevo por sendero cuesta arriba, es llevadero, pero según nos vamos acercando a Santa Cecilia, el paso de ganado es más evidente, y va complicado la ciclabilidad, para llegar por a la aldea por un verdadero polvorín de chapapote vacuno que nos atasca la bici.

Gracias a los ganaderos que nos dejaron mangueras para limpiar las bicis y ya estábamos en el lugar de origen de nuestra ruta.

La ciclabilidad de la ruta, casi puedo decir que es del 100%, aunque en ascenso hay verdaderos tramos exigentes, sobre todo el ascenso al Collado, pero es precisamente en estos sitios donde los senderos tienen mejor firme y son más anchos. Los pasos de roca exigen un poco de control de la bici. Y lo que más complica la ciclabilidad al menos en el día que nosotros lo hicimos es el transito del ganado, sólo y únicamente en las cercanía de Santa Cecilia, el primer ascenso teníamos el chapapote congelado, pero a la vuelta se nos metió hasta el higadillo.

Esta última senda hasta Santa Cecilia no aporta mucho, es más bonita y más disfrutona seguir por el barranco de San Martín hasta Santa Engracia y desde allí remontar a Santa Cecilia, pero como eso ya lo conocíamos bien, y hoy el plan era acoplar y buscar antiguos caminos ganaderos y romeros.

COMENTARIOS

Añade tu comentario

pedro

02/06/2014
ya tienen que ser durillos esos senderos para que saquéis esas medias, como siga así el tiempo este finde me la hago. gracias

lukas

02/08/2014
Mejor cuando esté el terreno más seco... aunque la verdad, tampoco hay mucho, seguro que hay más en otros caminos más transitados...